PRÁCTICA

sencilla de utilizar. Se puede beber directamente de la ampolla o verter su contenido en otro líquido. Gracias a su pequeño tamaño, se puede llevar a todas partes sin preocuparse de que se rompa. Además, no se precisa ningún instrumento de medición puesto que la ampolla contiene ya la cantidad necesaria.